Como expliqué el otro día en el post Qué cosas no debes de guardar en el baño, tras realizar una primera selección con todo aquello que tienes claro que no vas a conservar, ahora debes sacar de los armarios, cajones o estanterías cuanto desees utilizar. Situados ante todos estos espacios vacíos es necesario detenerse y pensar durante unos minutos que lugar sería el más apropiado para ubicar cada una de las cosas u objetos a guardar.

Sobre todo nuestra reflexión debe ser interrogativa: ¿estaba anteriormente bien aprovechado el espacio?, ¿me era útil tener ubicado aquí lo que tenía?, ¿no sería mejor añadir unas baldas en este hueco y redistribuir el espacio para tener un mayor aprovechamiento del mismo?, ¿realmente necesito 30 toallas?

También debe pensarse en la forma más adecuada de dividir el espacio del baño entre las personas que lo compartan, siempre obviamente que el espacio y el volumen de cosas nos lo permitan. Es decir, cada usuario deberá tener su propia zona en la que ubicará sus pertenencias, con lo cual, a la hora de tener que localizar cualquier cosa, la búsqueda será mucho más fácil.

Orden en el baño - Con Orden y Limpieza

Una vez tengamos acotadas las zonas pensaremos también en crear toda una serie de secciones. Algunas de las secciones más habituales suelen ser las de: higiene íntima, cabello, afeitado, maquillaje, repuestos, etc.

Tras finalizar con todas estas cuestiones de la fase reflexiva hay que pasar a la acción, y lo primero de todo es, metro en mano, comenzar a medir. Mide el alto, ancho y profundo de cada uno de los espacios y anótalo. Esta acción, que os puede parecer una obviedad, es muy importante realizarla. No compréis sin medir.

En ocasiones, algún cliente me ha confesado que se ha ido a comprar sistemas de organización utilizando el “ojímetro” (forma de calcular el espacio sin realizar una medición exacta, es decir, según nuestra percepción), y cuando ha llegado a su casa se ha dado cuenta de que los complementos de organización no le servían. Por lo tanto, para evitar desplazamientos innecesarios y pérdidas de tiempo, mide muy bien el espacio.

A la hora de elegir complementos de organización para el baño yo aconsejo evitar en la medida de lo posible cualquier accesorio de organización que no se pueda lavar. Ya me ha pasado en varias ocasiones que, al organizar el baño, una vez vaciados los armarios, en las baldas me he encontrado cercos de restos de productos que las han manchado.

Yo os sugiero, por lo tanto, que los complementos de organización del baño, por el tipo de productos que ubicamos en él sean funcionales y susceptibles de una buena limpieza.

Skubb - Con Orden y Limpieza - Con Orden y Limpieza

Uno de estos complementos de organización, que reúne los requisitos que yo exijo, es la serie GODMORGON de Ikea. En primer lugar está el GODMORGON caja transparente con compartimentos. Es un producto muy práctico ya que todo queda organizado y a la vista. Yo la utilizo para guardar el maquillaje. En segundo lugar, el GODMORGON caja con tapa. Está compuesto por 5 cajas de diferentes tamaños. Me gustan porque son de plástico transparente y puedes ver lo que hay en el interior. Además cada caja viene con su tapa y de esta forma se evita que se cuelen los indeseables pelos que siempre inundan el baño.

Otro complemento de organización que se ajusta perfectamente a las categorías anteriormente descritas son las cajas VARIERA de Ikea. A diferencia del sistema de almacenaje anterior, que era para ubicar objetos pequeños, estas cajas te permiten guardar y mantener organizadas cosas más grandes. Están disponibles en dos tamaños y en diferentes colores.

 

Skubb - Con Orden y Limpieza Y por último tampoco deben olvidarse las cajas de tela SKUBB de Ikea. Aunque, a diferencia de las anteriores, estas cajas son de tela, la ventaja que tienen es que se limpian muy fácilmente. Destacaría de estas cajas que son bastante altas y por lo tanto se aprovecha muy bien el espacio en cajones profundos.

 Y ahora sí, habiendo descartado todo aquello que no nos es útil, seleccionado todo cuanto necesitamos tener a mano, y con todo nuestro sistema de almacenaje listo, llegó la hora de ubicar cada cosa en el lugar previsto. Si tienes un armario con balda sitúa los productos más altos al fondo y los más bajos delante, este tipo de armarios suelen ser poco profundos y ello nos permitiría visualizar todo lo que tenemos ubicado de una forma más sencilla.

 El resultado de todo tu esfuerzo será un baño práctico y funcional.

Elena Bermúdez

Organizadora Profesional