La suciedad, las bacterias y los gérmenes se acumulan diariamente en el interior de nuestro vehículo. Pasar muchas horas dentro de nuestro coche es equivalente a pasar mucho tiempo en un espacio cerrado.

Limpiamos nuestra casa para mantener unas condiciones de higiene optimas que nos permitan tener una vida más saludable y debemos hacer lo mismo con el interior de nuestro coche. Pero, ¿por dónde empezar?

El primer paso es vaciar el coche. Saca todo lo que tengas dentro de tu vehículo (triángulos, trapos, bolsas, cargador del teléfono móvil, paraguas, alfombrillas, algún que otro caramelo derretido, etc.). Aprovecha para tirar o reubicar todo lo que no deba permanecer en él.

En segundo lugar, aspira. Aspira el interior de tu coche a conciencia. Como norma general, las aspiradoras de los lugares de lavado a mano tienen una gran capacidad de succión y serán más que suficientes para dejar tu coche como nuevo.

En tercer lugar, limpia. Sé que existen multitud de productos para limpiar las distintas partes del interior del coche, pero os aseguro que, con vinagre, agua, un barreño y unos trapos de microfibra dejareis cualquier espacio del interior de vuestro coche reluciente como el primer día. Yo solo utilizo estas cuatro cosas y limpio desde la tapicería hasta los cristales.

En cuarto lugar, es hora de valorar qué cosas son las que se quedarán en nuestro coche y cuáles de ellas lo abandonarán definitivamente. Una vez que sepamos el volumen de cosas que queremos llevar en el interior de nuestro coche es hora de buscar complementos de organización.

En el maletero tengo ubicada una bolsa rectangular organizadora. Este tipo de bolsas mantienen el maletero ordenado sin apenas ocupar espacio. Lleva incorporadas unas bandas de velcro que permiten una sujeción perfecta.

En ella tengo: las cadenas del coche, un parasol plegable (me gusta que sea plegable porque así lo puedo ubicar debajo del asiento del conductor en los meses de calor y al ser de tamaño reducido no ocupa prácticamente espacio), los triángulos, un pequeño botiquín de primeros auxilios, un paraguas y un chubasquero plegable, un trapo, dos bolsas grandes reutilizables y el arrancador de batería.

Quizás de todo lo que llevo en el coche, lo más novedoso sea el arrancador de batería portátil, que sustituye a las pinzas de toda la vida. Para mí se ha convertido en una pieza absolutamente imprescindible, y saber que lo llevo me proporciona tranquilidad, ya que es imposible predecir cuando tu coche te jugará una mala pasada.

Imagínate que te levantas un día para ir al trabajo y te das cuenta de que tu coche no arranca, si llevas un arrancador de batería portátil, podrás poner en marcha tu vehículo sin necesitar ayuda de nadie. No es que sea un accesorio obligatorio, pero si utilizas tu coche a diario o sueles viajar con frecuencia te recomiendo este práctico accesorio. Con él ahorrarás tiempo, esfuerzo y, lo que es más importante, dinero.

En la guantera siempre guardo: los papeles del coche, un pequeño plumero, un bolígrafo, una libreta pequeña, el cargador del móvil y un paquete de pañuelos. Y, por último, en el lateral del conductor suelo llevar el chaleco reflectante y un martillo de emergencia cortador de cinturón.

Este utensilio, por un lado, permite romper las ventanas desde dentro en caso de que fuera necesario. Por otro lado, lleva incorporado un cúter que sirve para cortar el cinturón de seguridad en caso de que se hubiera bloqueado y necesitáramos salir con urgencia de nuestro vehículo. A día de hoy, no lo he utilizado y espero no tener que hacerlo. Sus dimensiones son reducidas y apenas ocupa espacio, y llegado el caso pienso que puede ser utilísimo.

Si viajas con niños, puedes optar por colocar en la parte trasera de los asientos delanteros un organizador con diversos compartimentos. Este complemento les permitirá tener su espacio ordenado y evitaras que se ensucie el respaldo.

Para mantener el coche en perfectas condiciones, evita acumular desperdicios y límpialo cada mes.

Y tú, ¿cómo organizas el interior de tu coche?

 

Elena Bermúdez.

Organizadora profesional.