Hace algunas semanas coincidí con un amigo que trabaja en el extranjero y, entre otros temas, le conté lo preocupada que estaba por la cantidad de productos no saludables que hay en el mercado y lo perjudiciales que pueden resultar para la salud.

Él me comentó que en Alemania existen aplicaciones para detectar fácilmente esos ingredientes no saludables, ya que normalmente el consumidor no tiene conocimientos suficientes para hacerlo. Estuve reflexionando un par de días y me decidí a investigar si en España existía una aplicación similar. Tenía claro que, de haberla, quería hacerme con ella y probarla.

Después de mucho leer decidí descargarme una aplicación denominada Ingred, y he de confesaros que desde aquel día no he parado de utilizarla. Es gratuita, y solo necesita una foto de los ingredientes del producto para poder identificar si todos o alguno de ellos pueden resultar peligrosos para la salud. Una ventaja muy importante es que analiza los componentes de cualquier tipo de producto, ya sea alimentario, de higiene corporal, de limpieza, etc.

Ingred - Con orden y limpiez

Ingred se puede utilizar de tres formas diferentes:

En primer lugar, podemos introducir mediante el teclado la denominación del específico componente del producto que nos presente dudas. Pasados unos segundos, y tras ser analizado el mismo en la base de datos que contiene la aplicación, se nos ofrece un resultado de su nivel de salubridad.

En segundo lugar, podemos hacer una foto del producto desde la propia aplicación. Es decir, una vez descargada la aplicación, en la parte inferior nos aparecerá el logo de una cámara de fotos. Es tan sencillo como pulsar sobre dicho logo y automáticamente se nos abrirá la cámara de nuestro teléfono, hacemos la fotografía y pulsamos usar foto. Pasados unos segundos tendremos el resultado del análisis de los componentes.

En tercer lugar, podemos utilizar una fotografía que hayamos hecho previamente y que tengamos almacenada en nuestro teléfono móvil. Por ejemplo, imaginemos que vamos a comprar y dudamos de que un producto contenga algún componente perjudicial. Si en ese preciso momento, por la razón que sea, no podemos entretenernos en hacer el análisis de los componentes, en tal caso no hay nada más que hacer una fotografía de los ingredientes del producto y guardarla para aplicarla posteriormente. Así, cuando lo consideremos oportuno, podremos utilizar dicha foto para analizar el producto.

Por lo que yo he podido comprobar, Ingred clasifica los componentes “no saludables” de los productos mediante un método operativo similar al de un semáforo. En primer lugar, los componentes que aparecen en verde se pueden encuadrar dentro del grupo de los tolerables. En segundo lugar, los componentes que aparecen en naranja pertenecerían al grupo de los sospechosos. En tercer, y último lugar, los componentes que aparecen en color rojo son aquellos que presentan un riesgo para nuestra salud.

A mí personalmente Ingred me ha servido mucho para cambiar mis hábitos de consumo. Bien es cierto que limpio solo con productos ecológicos, pero, a raíz de encontrar esta aplicación, me estoy dando cuenta de que cualquier tipo de producto puede representar un serio riesgo para nuestra salud.

A veces por ignorancia, y otras veces por prisas y comodidad, compramos sin dudar aquellos productos que la publicidad nos vende como magníficos y saludables. Pero éste no es un proceder seguro y, de entrada, debemos desconfiar del siempre interesado mensaje publicitario e informarnos más objetivamente con el uso del analizador Ingred. Esta aplicación nos ayudará a identificar ingredientes no saludables o, por lo menos, nos asesorará en cada momento sobre la bondad de los componentes de nuestros productos de limpieza, de alimentación, de aseo, estética, etc.

¿Conocías alguna aplicación de este tipo?

 

Elena Bermúdez

Organizadora profesional