Ahora que se acerca el verano es época de acometer pequeñas reformas en casa para mantenerla en perfectas condiciones. Una de las más acordes con las altas temperaturas de la estación es la de renovar la pintura de nuestras habitaciones. Si estás pensando en pintar tu casa, sería conveniente que te preocuparas no sólo por el color que mejor le puede ir a tus muebles y tapizados ni por la marca concreta de la pintura sino también y muy especialmente por el tipo de pintura que vas a utilizar.

En efecto, tal vez no sepas que en el combate que día a día se libra para frenar la contaminación de nuestro medio ambiente y reducir la emisión de gases responsables del efecto invernadero (como el anhídrido carbónico), se ha abierto también un nuevo frente en el ámbito de los materiales relacionados con la construcción y, en concreto, con las pinturas de uso doméstico e industrial. Se ha producido así la aparición de las denominadas pinturas ecológicas, de fuerte impacto ya en nuestros días y de creciente penetración comercial.

Naturales - Con Orden y Limpieza

A nivel general, este nuevo tipo de pinturas ecológicas se caracterizan por carecer de sustancias tóxicas, siendo por tanto más respetuosas con el medio ambiente. A diferencia de las pinturas convencionales, las pinturas ecológicas no contienen compuestos volátiles que, si bien es cierto que facilitan un secado más rápido, está demostrado que al propio tiempo pueden ser perjudiciales para nuestra salud y la contaminación medioambiental.

ecolabel - Con Orden y Limpieza

¿Qué beneficios en concreto, nos aportan a los consumidores las pinturas ecológicas? Están compuestas por elementos naturales, son fáciles de aplicar, tienen un elevado rendimiento, no contienen sustancias nocivas, duran mucho más que las pinturas convencionales y están avaladas con la etiqueta europea que garantiza la ausencia de sustancias toxicas (Ecolabel).

Si bien todavía, no hace muchos años que eran difíciles de conseguir en el mercado español pinturas de estas características, en la actualidad, al igual que en el resto del mundo, están introduciéndose rápidamente y son fáciles de encontrar. De entre las más comercializadas que yo conozco, suelo utilizar las de la marca Graphenstone que habitualmente adquiero en Leroy Merlin.

Se trata de un producto procedente de una empresa sevillana que nació en el 2013 con la finalidad de innovar el mercado de las pinturas para conseguir productos, naturales, ecológicos y saludables. La materia prima de sus productos es cal artesanal de alta calidad obtenida en hornos de leña de origen árabe siguiendo un método tradicional de extracción que le confiere una pureza y blancura excepcionales.

Una destacada cualidad de esta cal es la de absorber el CO2. Esta reducción es importante no ya sólo a efectos climáticos generales sino más específicamente por lo que a nosotros directamente nos afecta ya que contribuye a evitar problemas de condensación en las paredes lo que le convierte en un producto antibacteriano, antimoho y antihongos.

Como es bien sabido, la principal causa de la humedad por condensación es una deficiente ventilación de la vivienda. Actividades cotidianas como cocinar, ducharse, secar la ropa dentro de casa, etc., provocan que el aire retenga la humedad desprendida y cuando entra en contacto con una superficie más fría (como son las paredes) se condense en formas de gotas de agua. Los recubrimientos basados en productos naturales, como la cal, absorben el CO2 frenando la condensación.

Junto a la cal, el ingrediente estrella de esta pintura son las fibras de grafeno. Ante todo, el grafeno actúa a nivel molecular como un soporte estructural de la pintura, lo que se traduce en mayor durabilidad y, por consiguiente y a la larga, ocasiona un menor gasto de mantenimiento y un mayor ahorro.

Otra característica del grafeno es que actúa como un conductor térmico que equilibra la temperatura. Tanto si tenemos conectada la calefacción como el aire acondicionado se produce un ahorro energético ya que la habitación tardará menos tiempo en enfriarse y en calentarse.

La resultante de todas estas características dan lugar a una pintura 100% lavable, y que resiste además condiciones climáticas extremas. Se puede utilizar tanto en interiores como en exteriores. Rinde un 40% más que cualquier otro tipo de pintura y tiene un cubrimiento similar al de un producto monocapa.

Un buen índice de credibilidad en estas características de dicho producto lo proporciona el hecho de que Inditex haya convertido a Graphenstone en su proveedor oficial, utilizándolo en la rehabilitación de una de sus tiendas americanas más emblemática, la situada en Brodway.

A la vista de todo esto ¿te animas a sumarte tú también al uso de las pinturas ecológicas?

Elena Bermúdez
Organizadora profesional.