Llevo varios meses observando en las casas que visito que prácticamente en la mayoría de ellas hay ambientadores. Pero lo que me resulta realmente sorprendente es no ver ningún tipo de producto antihumedad en las habitaciones y en los baños. Quizás no somos conscientes de que las humedades están presentes en todas las casas de una forma u otra y pueden transformar nuestro hogar en un lugar incómodo y sobre todo insano para vivir.


Seguro que muchos de vosotros estaréis pensando que en vuestra casa no hay humedades. Normalmente solemos asociarlas con manifestaciones en la pintura de nuestro hogar o manchas negras en el borde de la bañera o en el plato de ducha de nuestro baño. Es cierto que es la parte más visible de todo el proceso, pero no la más grave. ¿Somos realmente conscientes de los riesgos que puede provocar en nuestra salud vivir en una casa con humedades?

La humedad está presente en todas las casas y se genera con actividades cotidianas, tales como: planchar, lavar, tender, cocinar, ducharnos, poner en funcionamiento los electrodomésticos, etc. Toda esta humedad se va evaporando y permanece en el ambiente empobreciendo el aire que respiramos, creando así el caldo de cultivo perfecto para la proliferación de hongos, mohos y ácaros.

Desde el momento que hay humedades en casa el gasto energético aumenta pues se crean diferencias de temperaturas entre unas habitaciones y otras, lo que obliga a aumentar la temperatura en aquellas habitaciones en las que tenemos humedades para así conseguir la misma temperatura que en el resto de la casa.

Por otro lado, el control de las humedades es esencial para tener un ambiente saludable en el hogar, sobre todo cuando hay niños o personas con afecciones respiratorias tales como el asma o la bronquitis, a los cuales las humedades les agrava su problema drásticamente.

¿Cómo podemos evitar la humedad en casa? Tender la ropa fuera, ventilar diez minutos a diario, mantener en el interior una temperatura adecuada, utilizar el extractor al cocinar, ventilar el cuarto de baño después de ducharnos, son, entre otros, algunos de los gestos que debemos hacer para evitar humedades en nuestro hogar.

Pero cuando ventilamos nuestra casa no somos conscientes de que a veces en el exterior de nuestro hogar hay mucha más humedad que en el interior de nuestra casa y nos surge la duda de si es mejor abrir o no la ventana y ventilar tras ducharnos en los meses más húmedos.

En mi caso, hace unos años, cuando nos vinimos a vivir a nuestra casa, me di cuenta de que en los meses de frio la diferencia de temperatura que había entre una habitación y otra era de varios grados. Es cierto que en uno de los lados de nuestro edificio no tenemos ninguna construcción y consideré que quizás ésa podría ser la causa del problema. Años más tarde, instalamos la calefacción en casa y pensé que con ello el problema se solucionaría, pero nada más lejos de la realidad.

Cuando me despertaba por las mañanas de invierno observaba que en los cristales de mi ventana había condensación y que la sensación de frio en esta habitación era mucho más acentuada que en las restantes. Así que me puse a investigar y descubrí que quizás, aunque no era visible, en mi habitación había humedades.

Tras leer sobre el tema, tomé conciencia del problema y decidí ponerle solución. Estuve probando varios aparatos y productos y al final me decidí por uno que realmente solucionó el problema que tenía en casa: Humydry Premium Plus 500gr.

Hace ya tiempo que Humydry Premium Plus 500gr se ha convertido en mi aliado para mantener a raya la humedad de mi casa. Desde que instalé este pequeño aparato en mi hogar he notado como el ambiente ha mejorado de forma radical.

Por un lado, tiene un agradable diseño y está realizado con materiales de alta calidad. A diferencia de otros productos, no desprende ningún olor y no necesita electricidad para funcionar, pudiéndolo ubicar en cualquier lugar. Lo que más me gusta es que los recambios están hechos con cloruro de calcio natural.

Por otro lado, se trata de un aparato muy seguro ya que tiene un sistema que impide que se derrame el líquido en caso de vuelco accidental. Su cubeta previene cualquier tipo de desbordamiento y cuenta con un desagüe para poderla vaciar.

¿Cómo funciona? Humydry absorbe el exceso de humedad ambiental y lo deposita en forma de líquido en la cubeta inferior del producto. Cuando se ha alcanzado el nivel óptimo de humedad, entre el 50-60%, deja de absorber para no resecar el ambiente. Una vez el recambio se ha agotado, se debe vaciar el depósito y colocar un nuevo recambio. Entre sus prestaciones está la de prevenir la condensación, evitar la formación de moho, corrosión, manchas y los malos olores.

No esperes más y ponle freno a la humedad okupa de tu hogar, ganarás en calidad de vida para ti y para tu familia.

Elena Bermúdez.

Organizadora Profesional.