Es bastante frecuente, a la hora de organizar una casa, encontrarse con cosas que hemos ido acumulando a lo largo de los años y que no utilizamos. Nos cuesta mucho desprendernos de ellas, pensando en que a lo mejor algún día podrán sernos útiles.

Pero la realidad es que no existen fórmulas mágicas para hacer crecer los espacios de una casa. Los metros cuadrados son los que tenemos, y debemos procurar en la medida de lo posible no tender a la acumulación de cosas a las cuales no les demos un uso regular.

En el post de Cómo organizar el trastero aconsejé clasificar los objetos en cuatro categorías: guardar, tirar, vender y donar. Todas ellas son el resultado, en definitiva, de la doble clasificación que puede hacerse con los objetos almacenados en el trastero en función del servicio y utilidad que dichos objetos todavía pueden representar para nosotros.

Trasteros - Con Orden y Limpieza

 

Por un lado, hay un bloque claro constituido por objetos que todavía utilizamos, que nos son útiles y que por lo tanto deseamos guardar.

Frente a él, hay un segundo bloque formado por objetos que por razones diversas no deseamos mantener a nuestro lado. Dentro de este bloque hay que subdistinguir, a su vez, tres categorías diversas.

Una primera sería la compuesta por aquellas cosas y objetos que están rotos o no funcionan y que no pueden ser aprovechadas por otros, es decir, que son inservibles, y cuyo destino lógicamente es el de tirarlos, desprendernos de ellos sin más.

Pero, contrariamente a esta categoría hay dos que se integran por otros objetos a los que, si bien es cierto que no les damos utilidad, se encuentran en buen estado y son susceptibles de ser aprovechados de una u otra forma. Estos objetos serían los que podrían encuadrarse en las categorías de vender o donar.

Pues bien, es precisamente a estas últimas categorías, a las que hoy voy a referirme para sugerir que podemos hacer con estas cosas u objetos todavía aprovechables.

wallapop - Con Orden y Limpieza

Si tienes un objeto o una prenda que está en buen estado, pero que ya no la utilizas y tiene un cierto valor económico, mi consejo es que la vendas. Hay ciertas cosas que tendemos a acumular en casa y que si optamos por venderlas podremos sacarle un pequeño beneficio económico: vestidos de fiesta, libros, bolsos, maletas, ropa de bebé, electrodomésticos, juguetes, etc. En internet existen diversos portales que se dedican a ello: wallapop, milanuncios, vibbo, etc. Y gracias a los teléfonos de nueva generación, vender a través de internet es algo muy sencillo.

Pero si no te decides a vender, no los tires sin más. Dónalos. Piensa que con el gesto de donar estás ayudando a otras personas (tanto nos sean conocidas como no). Tan sólo excepcionalmente la donación la realizamos a personas concretas de nuestro entorno, pero lo habitual es que lo hagamos a destinatarios anónimos utilizando los servicios de específicas instituciones que actúan altruistamente como mediadoras.

Tal es el caso, por ejemplo, de la ropa. En España, existen múltiples instituciones de recogida de ropa, por no hablar de los contendedores que a tal fin se encuentran ubicados en las aceras de nuestras ciudades. Puedes donar: sábanas, toallas, ropa de vestir, etc.

Proyecto Lázaro - Con Orden y Limpieza

Otra opción que yo suelo utilizar bastante es el ecoparque. El ecoparque es un centro de recogida y selección de distintos tipos de residuos especiales. Es un servicio gratuito y sólo se admiten residuos de ciudadanos particulares, por lo que la cantidad de residuos admitida está limitada. En él podremos depositar: electrodomésticos, enseres, escombros, restos de poda, etc. Puedes consultar en la página web de tu ayuntamiento el lugar en el que está ubicado.

ecoparque - Con Orden y Limpieza

 

El ecopunto es otra opción muy recomendable. Es un punto móvil de recogida selectiva, que se encuentra en diferentes barrios de nuestra ciudad. Su finalidad es que el ciudadano particular deposite pequeñas cantidades de residuos generados en los hogares y, de ésta forma, contribuir a cuidar nuestro entorno mediante la recogida selectiva de los mismos. Puedes llevar: pilas, radiografías, bombillas, baterías, aceites vegetales, etc. Los ecopuntos están ubicados cada día en diferentes lugares de nuestra ciudad, pudiéndose consultar el calendario de los mismos en la página web de tu ayuntamiento.

Ecopunto - Con Orden y Limpieza

Y por último, no debemos olvidar que todos los ayuntamientos tienen un servicio de recogida de enseres. Es tan sencillo como llamarles por teléfono y ellos te indicarán el día, la hora y el lugar en el que puedes dejar objetos voluminosos para que pasen a recogerlos sin ningún coste. Tal es el caso, por ejemplo de colchones o muebles.

Y tú, ¿qué sueles hacer con las cosas que ya no utilizas?

 

Elena Bermúdez.

Organizadora Profesional.