Muchas veces mis amigas me preguntan cuál es mi producto estrella a la hora de limpiar la casa. Y cuando yo les digo que limpio mi casa con una piedra, la reacción de sus caras es siempre la misma, de sorpresa.

¡Pues sí! Yo limpio fundamentalmente mi casa con una piedra y os puedo asegurar que no he encontrado otro producto en el mercado que se le iguale en prestaciones y en características.

La piedra de la que os hablo se llama “Piedra Blanca de Limpieza” de la marca Starwax. Lo mejor de todo es que se trata de un producto a base de materias activas 100% de origen natural y, por lo tanto, apta para el contacto con los alimentos.

Foto Piedra Blanca de Limpieza

En el mercado existen diferentes marcas de “Piedra Blanca”. Después de haber probado unas cuantas, para mí, ésta es la mejor sin lugar a dudas. Con ella se pueden limpiar muchísimas cosas de la casa, los resultados son sorprendentes y no dejarán indiferente a nadie.

No es solo un producto que limpie, sino que además, desengrasa, pule y crea un efecto impermeable en las superficies, es decir, devuelve a los objetos el aspecto que tenían en origen. Y con esto ¿qué quiero decir?, pues quiero decir que con el paso del tiempo los pequeños accesorios que tenemos en la cocina, o incluso algunos electrodomésticos, se vuelven opacos, pierden ese aspecto reluciente que tenían nada más comprarlos, o incluso se oxidan y nos da la sensación de que están viejos. Con este producto os aseguro que eliminareis los óxidos, la grasa, la cal y todo aquello que hace que el objeto sobre el que se aplica tenga un aspecto deteriorado.

¿Qué me decís de las sartenes? ¿Cómo tenéis la parte trasera de vuestras sartenes? Apuesto a que las tenéis negras debido a los restos de grasa y las altas temperaturas que alcanza la vitro. Y si no las tenéis así, seguro que os pasáis mucho tiempo frotándolas para intentar eliminar esos restos de grasa que se van acumulando con el paso del tiempo pero sin conseguir con ello resultados satisfactorios.

He visto en muchas casas, esos “culos” negros de sartenes de los que os hablo, y no es un problema de mala limpieza, es un problema de no saber cómo limpiarlos, que son dos cosas muy diferentes. Hay quienes desechan sus sartenes simplemente porque la parte trasera esta negra. A partir de ahora eso se ha terminado, os animo a probar este producto que os dejará las sartenes relucientes como el primer día.

Yo la utilizo para limpiar la campana extractora, la vitrocerámica, la tostadora, el microondas, el horno (por dentro y por fuera), el fregadero, los azulejos, los grifos, las ollas, las sartenes (parte trasera), los cubiertos (cuando tienen manchas de cal), el cristal, los sanitarios, la encimera, la plata, la plancha de la ropa, la carpintería de aluminio, artículos de plástico, muebles de la cocina (parte exterior), tiradores, manivelas, llantas de coche, herramientas  y para muchas cosas más, que ahora no me vienen a la mente.

Seguramente tú tienes en tu casa varios productos para limpiar todas estas cosas que yo solo limpio con un producto. ¿Te has parado a pensar, la cantidad de dinero que tienes invertido en productos de limpieza pudiendo tener un solo producto para todo? ¿Te has parado a pensar, todo el espacio que ocupas para almacenar tanta cantidad de artículos?

La utilización es muy sencilla. El producto se presenta en un tarro verde de plástico de 375 gramos. Al abrir el tarro nos encontramos en la parte superior con una esponja que tiene a su vez dos partes diferenciadas: una fina que es más áspera (esta parte es la que entrará en contacto con lo que queramos limpiar) y otra más gruesa (que es la parte que utilizaremos para coger la esponja). En la parte inferior del tarro es donde se encuentra situada la piedra.

Su utilización es tan simple como coger la esponja y humedecerla. Una vez humedecida frotar la parte fina con la piedra, para que la esponja quede impregnada del producto. Aplicarla sobre aquello que queramos limpiar, desengrasar o pulir. No es necesario hacer fuerza, yo siempre la aplico con movimientos circulares. Después aclararemos con abundante agua y secaremos con un trapo de microfibra.

Hay quienes me preguntan, al ver la textura de la esponja, si el producto no raya. Pues no, no raya, podéis estar tranquilos.

Os animo a probarla, estaré encantada de saber qué os ha parecido mi producto estrella.

Elena Bermúdez

Organizadora Profesional